Taiwan

En este último año he tenido la oportunidad de ver mundo. Bueno, de ver aeropuertos. Algo que había dejado atrás al tener niñas.

Sólo había ido a Londres, Amsterdam y Munich por amigos y trabajo. Mi mujer igual. A otros cuantos sitios cercanos, en los típicos aviones de 50 euros el trayecto.

Desde agosto, y por el trabajo, he estado en Berlín, Munich, Londres, Nueva York, Roma y Budapest. Hoy salgo hacia Taipei en un viaje de 25 horas.

Dejo a la mayor llorando porque no quería que me fuera, y a mi mujer con la preocupación de tres niñas y una madre recién operada. Una faena, pero así es todo. Hay que trabajar.

Como padres con trabajo, no podemos hacer nada sin niñeras ni familiares desinteresados. Todas las mañanas salimos por la puerta para el trabajo, dejando a las tres durmiendo (si todo va bien). Pagamos 3 ó 4 horas para que la niñera se quede vigilándolas hasta la hora de preparse, y luego al colegio. Si todo sale bien, a las 10 todas las niñas están en su clase y recibimos un WhatsApp de confirmación.

Así conseguimos tener las tardes para nosotros y las niñas. Más complicado de lo que parece, pero es la mejor opción que tenemos.

Vuelvo en casi una semana.

Me sigo poniendo muy nervioso en los aeropuertos. Pienso que voy a hacer algo mal y perder el vuelo, que voy a defraudar a mucha gente que depende de que sea capaz de hacer algo tan sencillo Pero así son los miedos, supongo.

Ayo

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *